Conejo

Revisado por Atlas Animal. Licenciado en Biología

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

El conejo es un animal vertebrado que forma parte de la familia de los “lepóridos” en la cual se encuentran al menos 40 especies.

Muchos podemos reconocer de forma sencilla a los conejos, debido a sus características muy definidas como orejas largas, patas posteriores más alargadas que las frontales, cuerpo grueso y chico, además de suave pelaje. Suelen ser populares por su capacidad de procreación, haciéndolos especialmente útiles para en el campo.

Conejo

ConejoEdición de Atlas Animal. Original por Twenty20photos a través de Envato.

Muchas comunidades suelen usar el pelaje de se mamífero para elaborar prendas de vestir, pues esta es bastante útil cuando bajan las temperaturas.

Datos del Conejo

Clasificación:Vertebrado / Mamíferos
Reproducción:Vivíparo
Alimentación:Herbívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Lagomorpha
Familia:Leporidae
Género:Oryctolagus
Longevidad:7 – 9 años
Tamaño:30 – 40 cm
Peso:1 – 2,5 kg

Estado de conservación

Estado de Conservación en peligro de extinción
En peligro de Extinción. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución del Conejo

Área geográfica del Conejo
Área geográfica del Conejo (Aunque se encuentra en casi todo el mundo, esta es el área en estado salvaje del conejo común o conejo europeo). Imagen por Carlosblh a través de Wikimedia Commons.

Características de los Conejo

Los conejos pertenecen a la familia de los mamíferos roedores; esto significa que su principal aspecto a destacar es que poseen unos dientes incisivos de gran tamaño; mediante los cuales pueden roer algunos alimentos o materiales.

A su vez, otro aspecto por el cual destacan los conejos es por sus orejas; las cuales se originan en la parte posterior de su cráneo y pueden medir más de la mitad de lo que mide su cabeza. También cuentan con unas patas traseras más prominentes que las delanteras; y gracias a ellas puede impulsarse, para así obtener los frutos que se ubican a una altura considerable.

El conejo se cataloga como mamífero vertebrado, pues poseen una columna vertebral; y un esqueleto interno que les permiten realizar sus movimientos y tener un grado de flexibilidad.

Particularidades entre libres y conejos

Estos dos mamíferos físicamente son muy parecidos, y esto hace que se crea que son el mismo animal. Sin embargo, aunque provienen de la misma familia, son especies diferentes.

Primeramente, las liebres son considerablemente más grandes que el conejo también; una liebre al nacer ya se encuentra desarrollada en gran parte; pues ya vienen con su pelaje y los ojos abiertos. A diferencia de este, como ya mencionamos.

Hábitat

Aunque te parezca poco creíble, los conejos también suelen vivir en estado salvaje. Pueden ser tanto mascotas, como animales libres. De hecho, estos buscan habitar zonas cercanas a masas de agua que cuenten con un suelo muy blando, para así construir sus madrigueras.

Suelen estar dentro de sus madrigueras la mayoría del tiempo, para así estar a salvo de los depredadores. Dichas madrigueras son sitios oscuros y calientes y también poseen varios túneles, para así despistar a los depredadores que traten de ingresar en ellas. Por otro lado, los conejos usan varias ramas y hojas para intentar esconder lo mejor posible la entrada de su madriguera.

Alimentación

Con respecto a la alimentación, debemos aclarar que los conejos son herbívoros; es decir, que se alimentan solo de frutas, verduras o flores.

Sin embargo, se conoce que no todas las frutas o verduras son ideales para el estómago de los conejos; ya que algunas tienen efectos adversos para ellos.

Por lo general, cuando tenemos un conejo domesticado se suelen alimentar con heno. El heno es un alimento fundamental en la dieta del conejo; ya que ayuda con el tránsito gastrointestinal, debido a sus altas concentraciones de fibra.

Reproducción

Al ser mamíferos, se reproducen de forma vivípara. El período de gestación de los conejos dura aproximadamente 32 días y la lactancia dura 56 días, lo cual da un total de 88 días. También suelen tener camadas varias veces al año, de entre 4 y 12 crías. Esto quiere decir que una hembra está diseñada para poder tener al menos 4 camadas en un año.

Los neonatos son llamados gazapos, los cuales nacen sin pelo y sin visión alguna. A su vez, pueden comenzar a aparearse después de que han cumplido 5 meses de edad; y generalmente las hembras suelen madurar sexualmente más rápido que los machos.

Depredadores

En su hábitat natural, el conejo se ve amenazado constantemente por el zorro común, el busardo ratonero, gatos salvajes, linces, mapaches, águilas, entre muchos otros.

Pero podría decirse actualmente que el ser humano constituye el mayor peligro para el conejo; ya que es utilizado en una gran variedad de festines. También se utiliza la piel del conejo para fabricar productos por parte de la industria textil.

Información relevante de los conejos

Los conejos son animales vertebrados bastante activos; por lo general, su frecuencia cardíaca suele estar entre 180 – 250 latidos por minuto; y con respecto a su frecuencia respiratoria, siempre está entre 30 – 60 respiraciones por minuto. Estos roedores suelen tener una temperatura corporal de 38 – 40 grados Celsius. Esto en parte se debe a su pelaje suave y denso; el cual los ayuda a mantener su temperatura elevada a pesar de las condiciones adversas del clima.

Son animales muy pacíficos y tranquilos, que disfrutan curiosear en los sitios cercanos a su madriguera; pero también son muy temerosos y asustadizos. Sin embargo, con los humanos son muy sociables y cariñosos; es por ello que se han convertido en una gran mascota para tener en nuestro hogar.

El conejo puede llegar a transmitir una gran variedad de plagas y enfermedades, lo cual puede traer consecuencias severas en las zonas cercanas de su madriguera. En el caso de que se encuentren cerca de una zona de cultivo, hay que tener mucho cuidado con esta especie.

¿Cómo cuidar a los conejos?

Jaula

Cuando estés buscando una jaula debes cerciorarte de que esta sea del tamaño adecuado, es decir, que tenga el suficiente espacio para que tu conejo pueda estirarse, caminar un poco y moverse. Además, que al mismo tiempo tenga suficiente espacio para la comida, el agua y la caja de arena.

Seguridad

  • Tu mascota debe pasar como mínimo 8 horas fuera de su jaula, explorando y saltando, pero debes crear un ambiente que sea seguro.
  • Debes quitar todos los cables eléctricos que se encuentren a su alcance, ya que a los mismos les gusta mucho masticarlos, también debes alejar las sustancias químicas que puedan llegar a ingerir.
  • Mantén a gatos y perros alejados de tu conejo.

Comida y agua

  • El conejo se deberá alimentar principalmente de heno, pero debes estar seguro de que el mismo sea de excelente calidad, y que tenga la cantidad justa dentro de su jaula diariamente, en un lugar que esté limpio.
  • Además de ingerir constantemente heno, también necesitarán un alto consumo de verduras. Es bien sabido que a les gusta mucho las zanahorias, pero debes tener sumo cuidado con esto, pues las zanahorias tienen un alto contenido de azúcar, lo que puede terminar siendo dañino para él.
  • Debes darle verduras de hojas verdes y en algunas ocasiones pequeñas frutas, pero todo siempre con moderación.
  • Los conejos no deben alimentarse con comida para humanos como el pan, dulces o alimentos que se encuentren cocidos, podría ser malo para él.
  • Asimismo, debes saber que no todas las verduras son buenas para tu mascota, como por ejemplo: el maíz, la papa, la cebolla, el tomate, etc.
  • Necesitarán de una gran cantidad de agua diariamente, esta debe estar totalmente limpia y siempre disponible. Busca un tazón limpio y ponlo en una esquina de su jaula.

Higiene

  • Limpia su jaula cada semana.
  • No necesitará un baño tan seguido, con solo cepillarlo cada cierto tiempo estará más que bien.
  • Debes tenerlo abastecido con bocadillos que ellos puedan masticar todo el tiempo, para que de esta manera tengan unos dientes sanos.

Relaciones

  • Los conejos siempre deben estar en compañía, pues estos son muy sociables, así que deberás conseguirle un compañero o amigo para que comparta con él.
  • Consigue diversos juguetes, a ellos les gusta mucho masticar cajas de cartón, aunque también puedes conseguir una pequeña pelota y jugar juntos.
  • Crea una buena relación con tu mascota. Les gusta que los acaricien, les den comida o les rasquen detrás de sus orejas, pero algo muy importante es que no lo hagas en exceso, ten siempre mucha delicadeza y serenidad al tratarlo.


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados