Suricata

Revisado por . Licenciado en Biología

La suricata es un mamífero pequeño, perteneciente a la familia de las mangostas. Se trata de un animal muy inteligente que pasa la mayor parte de su tiempo viviendo en madrigueras subterráneas, en compañía de un grupo de semejantes de hasta 40 suricatas.

Todo ello con la finalidad de establecer un grupo unido, que los ayude a sobrevivir.

Suricata

Forma parte de los animales mamíferos, ya que cumple todas las características para ello. Además, las suricatas son una especie de orden carnívoro, ya que se alimentan de carne.

Datos del Suricata

Clasificación:Vertebrado / Mamíferos
Reproducción:Vivíparo
Alimentación:Carnívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Carnivora
Familia:Herpestidae
Género:Suricata
Longevidad:12 – 14 años
Tamaño:25 – 35 cm
Peso:700 – 730 g

Estado de conservación

estado de conservacion preocupacion menor
Peligro Menor. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución del Suricata

Área Geográfica del Suricata
Área Geográfica del Suricata. Imagen por David1010 (información de IUCN Red List). Wikimedia Commons.

Características principales: Aspecto, comportamiento y subespecies

La suricata es un mamífero pequeño que posee el cuerpo delgado, llegando a alcanzar de 30 a 50 centímetros de longitud. En cuanto a su peso, este oscila de 0,5 a 2,5 kilos.

La cola de las suricatas es muy importante, puesto que le brinda una especie de “equilibrio” mientras se encuentra de pie. Además, es utilizada también para las señalizaciones, cuando se comunican entre sí.

Generalmente su pelaje va desde el gris oscuro al gris claro; además poseen una especie de parche alrededor de sus ojos y la punta de la cola de color negro o gris oscuro. Por otro lado, en su lomo poseen algunas rayas que van de la tonalidad marrón o gris oscuro.

En general este animal posee variadas características, entre las que destacan las siguientes:

  • Pertenece a la familia de las mangostas.
  • Viven en grupos, los cuales están compuestos de aproximadamente 20 a 30 miembros.
  • Su promedio de vida cuando se encuentran en cautiverio es de 10 a 14 años, mientras que cuando se encuentran en su hábitat natural, tienen un promedio de vida de 6 a 8 años.
  • Poseen una visión binocular.

Forma de aguantar los cambios de clima

Su pelaje es abundante y esto funciona como una herramienta para la termorregulación; es decir, la regulación de su temperatura corporal. Su pelaje absorbe el calor que hay en el ambiente y lo contiene; para luego liberarlo poco a poco mientras va descendiendo la temperatura.

Consolidación de las manadas

Son animales muy sociables, sus manadas están conformadas por hasta 40 individuos. Viven en madrigueras con numerosas cavidades de entrada y salida. Las cuales les sirven para esconderse rápidamente o escapar de ellas.

A pesar de la violencia que proviene de parte de los suricatos dominantes, todos los miembros de la manada dependen unos de otros para sobrevivir a los peligros inminentes. Así mismo, todos cumplen un papel fundamental; por ejemplo, hay distintos roles entre los suricatos:

  • Centinelas, que son las alarmas cuando hay algún peligro.
  • Y también están los suricatos vigías, que se encargan de vigilar constantemente el panorama en busca de amenazas.
  • Algo muy interesante es que hay suricatos “maestros”, los cuales van preparando a los más jóvenes para los desafíos de la salvaje vida adulta; lo que llegará a los 90 días de haber nacido. Estos les enseñan a los más jóvenes lecciones de vida de cómo cazar animales pequeños y animales venenosos sin ser picados, entre otros aspectos importantes.

Subespecies de la suricata

En la actualidad existen tres subespecies conocidas para las suricatas. Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Suricata del sur de África
  • Suricata angoleña.
  • Suricata del desierto.

Hábitat: ¿Dónde vive?

El hábitat del suricato son los desiertos y llanuras áridas, donde el suelo se caracteriza por ser arenoso, las lluvias no caen por muchos meses seguidos y la vegetación no es abundante. Un lugar en donde se encuentran grandes poblaciones de suricatos es el desierto del Kalahari; y en las llanuras de África, hacia el sur.

Son la especie de mangosta que vive en las zonas más áridas, rocosas y calurosas. Se adaptan muy bien a la sabana y los pastizales.

Aunque tengan una apariencia tierna, estos animales no son mascotas. Tienen dientes y garras afiladas y un instinto salvaje que los vuelve agresivos, un comportamiento peligroso para el ser humano. Están adaptados para vivir libres en su hábitat natural.

Sus madrigueras tienen una profundidad de unos 3 metros y están hechas para descansar en ellas y refugiarse del clima extremo. Suelen colocar heno en las entradas de las mismas.

Principales alimentos consumidos por la suricata

La dieta de los suricatas se basa principalmente en insectos. Sin embargo, esto no significa que entre su dieta no se incluyan otros alimentos, entre los que se destacan pequeños mamíferos, algunos tipos de serpientes que encuentren en el desierto, huevos, y algunas aves pequeñas.

Los insectos que consumen las suricatas son muchísimos, y variarán de acuerdo a la zona en la que se encuentren. Sin embargo, un aspecto característico, es que han desarrollado un sistema de caza que les permite incluso comer escorpiones, sin que el veneno les afecte.

Por otro lado, como forman parte de los animales del desierto, el agua que pueden llegar a conseguir suele ser escasa. Por ello, suelen ingerir algunas especies de tubérculos y raíces para mantenerse hidratados.

Ciclo de vida y reproducción

Por lo general la suricata suele tener un promedio de vida de entre 6 a 10 años, todo dependerá de su posición social dentro de la manada, su hábitat y estilo de vida.

Alcanzan la madurez sexual a partir del año de vida. Una vez esto sucede, los machos se unen a otros miembros para realizar «expediciones» en busca de otras hembras y lograr el apareamiento.

Una vez que la hembra queda en estado, el proceso de gestación suele durar un aproximado de 70 días. Dando a luz a una cría o incluso puede llegar a tener cuatro.

Una característica de las suricatas, es que cumplen un rol fundamental dentro de la manada. Y existen algunas hembras que funcionan como «niñeras», por lo que cuidan e incluso pueden amamantar a otras crías.

Principales depredadores

Entre los principales depredadores de las suricatas se mencionan algunos carnívoros como los halcones o incluso las águilas. Estas suelen valerse de su visión desde las alturas para atacarlas.

Por otro lado, animales como los chacales, también representan un peligro para las suricatas. Sin embargo, estas poseen ciertas estrategias que las ayudan a mantenerse a salvo, o por lo menos, estar atentas ante posibles riesgos.

Como bien se ha dicho con anterioridad, existen suricatas que cumplen una determinada función dentro de la manada. Hay algunos casos en los que algunas suricatas suelen cumplir funciones de centinelas; es decir, vigilan y se encargan de mantenerse atentas ante posibles peligros, mientras las otras, se encuentran buscando alimento o explorando los alrededores.

Ellas poseen diversos métodos que las ayudan a estar atentas; entre los que se destacan las llamadas de alerta, defensa, e incluso pueden llegar a acosar a un depredador en un grupo de varias suricatas. Por otro lado, poseen estrategias en las que le brindan protección a las suricatas más pequeñas o jóvenes; evitando así posibles ataques.


Última actualización:

Suricata

Suricata. Edición de Atlas Animal. Original por Simoneemanphotography. Envato

Artículos relacionados