Lagartija

Revisado por . Licenciado en Biología

La lagartija es uno de los animales del desierto de sangre fría que están presentes en casi todos los rincones de la Tierra. Solo hay una excepción, las zonas polares porque estos lagartos prefieren vivir en las zonas desérticas y cálidas. A pesar de su semejanza con los saurios y las serpientes, las lagartijas son unos reptiles absolutamente inofensivos.

Son de alimentación insectívora y eventualmente, si tienen la oportunidad, comerán huevos de serpientes. Entonces, fuera de su ecosistema natural, incluso resultan beneficiosas para los seres humanos. Suelen moverse con gran velocidad y eso hace difícil que puedas atraparlas sin utilizar otro recurso que tus manos. En muchos lugares reciben el nombre de gekos.

Lagartija

Lagartija. Edición de Atlas Animal. Original por @rmalo5aapi a través de Twenty20.

Datos de la Lagartija

Clasificación:Vertebrado / Reptiles
Reproducción:Ovíparo
Alimentación:Carnívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Squamata
Familia:Lacertidae
Género:Podarcis
Longevidad:8 – 10 años
Tamaño:4,1 – 5,9 cm
Peso:1,1 – 3,9 g

Estado de conservación

Estado de Conservación en peligro de extinción
En peligro de Extinción. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución de la Lagartija

distribucion-geografica-mundial
Área Geográfica de la Lagartija. Se acoplan a cualquier lugar que sea cálido y tenga varias horas de sol.

¿Qué entendemos como reptiles?

Estos pequeños saurios, son una especie de animal vertebrado, de huesos sólidos pero ligeros. De reproducción ovípara y con cuerpos cubiertos, casi en su totalidad por escamas. Son animales de sangre fría y no pueden regular su temperatura naturalmente, por esto, acostumbran asolearse con regularidad. De esta manera regulan y equilibran la temperatura de su cuerpo. Durante la época fría se ven forzados a hibernar.

Características de la lagartija

Estos pequeños saurios son nativos del viejo mundo pero han logrado dispersarse por la totalidad de las regiones tropicales. Posen un cuerpo largo y aplanado con escamas dorsales muy pequeñas. Su colorido es variable, pero en su mayor parte se mantiene dentro de los tonos pardos, grisáceos o verdosos. La piel se adorna con diseños lisos, generalmente con forma de red. El tamaño promedio alcanza unos 16 cms., de los cuales 10 cm corresponden a su cola.

Entre muchas cualidades, las lagartijas tienen una extraordinaria característica. Cuando es agredida por un depredador, se desprende de su cola para distraer a su atacante mientras ella escapa. Y aquí viene lo sorprendente, esa cola larga y frágil vuelve a crecerle, se regenera. No vuelve a ser exactamente igual a la que perdió, pero sigue siendo una cola, su cola.

La mayoría de lagartijas conocidas son de espacios terrestres, viven en la tierra. No obstante, existen unas pocas especies cuyo hábitat está en los árboles, es decir, son arbóreas. Estas se destacan porque tienen una capacidad poco común en un reptil. Pueden planear cortas distancias para escapar de sus depredadores. Las características de su cuerpo y cola lo hacen posible.

Forma física de la lagartija

Sus cabezas tienen forma de triángulo y en sus bocas cuentan con pequeños dientes de forma cónica. El cuello es largo y sumamente flexible y se une en una fluida línea de continuidad con su alargado cuerpo. Existen más de 4.000 especies diferentes de lagartijas en todo el mundo. A pesar de sus semejanzas, entre ellas existen notables diferencias. Muchas de estas diferencias tienen que ver con el color de la piel, su tamaño y su hábitat.

Existen lagartijas de buen tamaño que llegar a medir hasta 13 centímetros de largo sin contar sus colas. Solo desde la punta del hocico hasta los cuartos traseros. Lagartijas como esta habitan en América desde el sur de los Estados Unidos hasta Argentina. Existen otras de hábitos nocturnos, con grandes ojos que les permiten estar perfectamente ubicadas en medio de la oscuridad.

Existen algunas que contrarían la regla de los tamaños y las hembras suelen ser algo más grandes que los machos.

Hábitat de la lagartija

El hábitat natural de la lagartija es el desierto, pero con el paso del tiempo se ha ido expandiendo su hábitat a zonas con climas templados y cálidos. Sin embargo, por fuerza de las circunstancias, ha tenido que modificar su comportamiento y hábitos.

Las lagartijas han logrado sacar provecho tanto de sus hábitats naturales como de las modificaciones introducidas por los humanos. Además de vivir en su ecosistema típico, ha aprendido a vivir en áreas urbanas y sus espacios asociados. Vive en árboles, en muros en casas y edificios, etc. Siempre que disponga de huecos o cavidades donde esconderse.

Alimentación

Como ya comentábamos, la alimentación de las lagartijas es insectívora. Dado su instinto cazador, se alimenta de pequeños insectos y gusanos, de hormigas, termitas y arañas, moscas, saltamontes, lombrices. Con todo, igualmente puede dar caza a lombrices y escarabajos y, si se da el caso, de caracoles y hasta huevos de serpientes.

Reproducción

Su dimorfismo sexual es evidente, en la mayoría de los casos, los machos son más grandes que las hembras. Pueden medir unos seis centímetros y las hembras aproximadamente cinco centímetros. Entre las especies pequeñas, estos reptiles desérticos alcanzan su madurez sexual al cabo de doce meses. En el caso de las más grandes lo hacen entre los 2 y 3 años de edad.

Para la época de reproducción, las hembras expelen un fuerte olor mediante unas glándulas situadas en la base de la cola. De este modo avisan al macho su estado de fertilidad. Los machos recorren enormes distancias buscando a hembras para aparearse. La época de reproducción de las lagartijas se prolonga por alrededor de 4 meses (16 semanas). Y regularmente sucede entre la primavera y verano, cuando hace mejor clima.

Las hembras pueden atravesar entre uno y tres períodos de desove y, en cada uno pone un número de huevos que varía entre 3 y 11 huevos.

Depredadores

Las lagartijas poseen un buen número de depredadores en su hábitat natural. Aves de rapiña como los cuervos y los halcones, sin embargo, hasta las gallinas suelen atacarlas. También son presa de gatos, martas y por supuesto, las propias serpientes.


Última actualización:

Lagartija

Lagartija. Edición de Atlas Animal. Original por @rmalo5aapi a través de Twenty20.

Artículos relacionados