Dragón de Komodo

Revisado por . Licenciado en Biología

El dragón de Komodo es uno de los lagartos más grandes del mundo, es también conocido como el monstruo de Komodo. Es un reptil que se encuentra dentro de la familia de los varánidos, es decir, es un animal que se caracteriza por tener una cola fuerte, patas grandes y la cabeza pequeña. Se distinguen por ser animales solitarios, que solo se reúnen para aparearse o en algunas ocasiones para alimentarse.

Es el más grande de los lagartos y también uno de los más peligrosos por su agresividad y veneno letal, que se encuentra su saliva.

Dragón de Komodo

Datos del Dragón de Komodo

Clasificación:Vertebrado / Reptil
Reproducción:Ovíparo
Alimentación:Carnívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Squamata
Familia:Varanidae
Género:Varanus
Longevidad:28-50 años
Tamaño:2,3 – 2,6 m
Peso:68 – 91 kg

Estado de conservación

Estado de conservación: Especie Vulnerable
Especie vulnerable. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución del Dragón de Komodo

Distribución Geográfica del Dragón de Komodo
Distribución Geográfica del Dragón de Komodo. Edición por Atlas Animal. Imagen por TommyKnocker, traducción por Furado. Wikimedia Commons.

¿Cuáles son las características del dragón de Komodo?

El dragón de Komodo es una especie de reptil con rasgos muy especiales, los cuales le permiten diferenciarse de otras especies de reptiles y lagartos que habitan en el mundo.

Tamaño y peso

El tamaño del dragón de Komodo oscila entre los 2,5 a 3 metros, que lo cataloga como el lagarto más grande que existe en el mundo. El peso de este reptil es de aproximadamente de unos 80 kilogramos en edad adulta, siendo el macho de mayor envergadura que las hembras.

Piel

La piel de este feroz lagarto se encuentra llena de ásperas escamas, que cumplen una función protectora para la piel. El color del dragón de Komodo en su etapa joven suele ser verde con manchas de tonalidades negras y amarillas. Sin embargo, cuando está en etapa adulta el color es en tonos marrones, rojizos o en la gama de los grises. El color de este reptil varía de acuerdo al entorno donde se encuentre.

Dientes

Cuenta con unos dientes muy filosos en su boca, aproximadamente son 60 dientes; cuentan con los mismos aspectos y características que algunos de los tiburones. Cuando se le caen los dientes, por cualquier motivo, este reptil puede hacer que crezcan de nuevo; no importa si está muy joven o no, es una característica regenerativa muy singular que les permite mantenerse vivos por mucho más tiempo.

Sentidos

El dragón de Komodo cuenta con dos ojos de color negro, los cuales le permiten ver a una distancia superior a los 300 metros y en la punta del hocico tiene dos aberturas nasales. No tienen oídos externos pero si tienen conductos auditivos, pero su capacidad auditiva es muy limitada. El principal sentido de este lagarto es la lengua, ya que al entrar y salir de su cavidad bucal puede detectar el olor y orientación de la presa, debido a el órgano de Jacobson.

Comportamiento

Este lagarto tiene un comportamiento muy agresivo dentro de su hábitat, ya que suele atacar a los de su misma especie como a los seres humanos. Estos reptiles no se distinguen por ser territoriales pero si por ser solitarios. No obstante, suelen reunirse para cazar o en la época de celo. El dragón de Komodo es de hábitos diurnos, sin embargo, en algunos momentos pueden tener actividad nocturna.

¿Dónde viven o se encuentran los dragones de Komodo?

Los dragones de Komodo son reptiles descubiertos en Indonesia en el año de 1910, aun cuando no escupen fuego por la boca y tampoco vuelan, son animales ovíparos muy peligrosos. El único lugar donde vive este reptil es en el Archipiélago de Indonesia, específicamente en las Islas de Rinca y Komodo.

Esta especie de reptil también se puede encontrar en algunas de las islas vecinas como Gili Motang, Flores, Padar y Damasi. Estos animales les gusta vivir en sitios abiertos con vegetación moderada, así como, playas o zonas costeras, áreas con montañas, en riberas de ríos y algunos ejemplares jóvenes habitan en lo alto de los árboles.

Reproducción del Dragón de Komodo

La reproducción de los dragones se da de forma ovípara, es decir, que la hembra pone huevos, los cuales luego de un periodo de incubación eclosionan. La etapa de reproducción inicia con el apareamiento, donde los machos se tornan agresivos y se enfrentan para lograr ser el ganador y poder copular a la hembra.

Este enfrentamiento entre los machos, la realizan parados en sus dos patas traseras, con el fin de identificar al ganador, ya que el reptil que caiga al suelo será el perdedor. Los machos se enteran que las hembras están en celo porque ellas, a través de sus heces emiten un olor característico. El macho ganador se acerca a la hembra con la finalidad de ser aceptado, una vez aceptado empieza el apareamiento.

En la cópula el macho encaja su cuerpo al de la hembra aferrándose con sus garras y permanece unos días junto a la hembra para evitar que otros dragones de komodo se apareen con la hembra. Es importante conocer que las hembras alcanzan la madurez sexual más rápido que los machos.

Luego del apareamiento, viene la postura de los huevos por parte de la hembra, quien pone alrededor de 30 huevos, los cuales son enterrados en hoyos cavados por ellas mismas. La incubación de los huevos es de 8 meses. Cuando nacen las crías suelen medir unos 37 centímetros aproximadamente.

¿De qué se alimentan los dragones de Komodo?

El dragón de Komodo es un animal carnívoro que cuenta con el órgano de Jacobson para detectar a sus presas a grandes distancias con gran facilidad. Combina sus poderosos dientes, la velocidad de sus movimientos y las bacterias de su saliva para poder obtener sus presas. Cuando se tratan de mamíferos de gran tamaño suelen atacar de forma vertical, sosteniéndose de su fuerte cola.

Una técnica que suelen utilizar con algunas de las presas es morderlas y dejar escapar a la presa. No obstante, se mantiene muy cerca de la misma, esperando que la herida que ocasiona la mordida se infecte y el animal muera, con la finalidad de poder comer.

El dragón de Komodo no siempre irá de caza de animales con vida, sino que también suele alimentarse de restos de animales en estado de descomposición. Estos reptiles suelen comer aves, jabalíes, ciervos, cerdos, entre otros mamíferos. Los ejemplares jóvenes se alimentan de insectos, pequeños mamíferos y huevos.

¿Qué animales se alimentan del dragón de Komodo?

El varano durante su etapa adulta no tiene depredadores dentro de su ecosistema, debido a que los otros animales presentes en su hábitat, no se arriesgan a ser víctimas de la fuerza y de la mortal mordida de este gigante lagarto. Sin embargo, los jóvenes lagartos si tienen amenazas por los mismos ejemplares adultos de su especie, ya que suelen ser caníbales.

La mayor amenaza del dragón de komodo es el hombre, quien suele atraparlos y matarlos porque existe un fuerte repudio hacia esta especie. Muchos de los pobladores que viven alrededor de su hábitat, con el fin de evitar una mordida de este animal optan por cazarlos, aunque esta es una actividad ilegal, ya que es un animal con amenaza de extinción.

Curiosidades del Dragón de Komodo

  • Suelen dar sustos a las ciervas embarazadas, para que aborte y poder alimentarse de los fetos.
  • No digieren el calcio que obtienen de los huesos de sus presas, por lo que sus excrementos son de color blanco.
  • Se caracteriza por ser un excelente nadador.
  • En un periodo de 41 años el dragón de Komodo ha matado un total de 4 personas.


Última actualización:

Dragón de Komodo

Dragón de Komodo. Edición de Atlas Animal. Original por dibrova. Envato

Atlas Animal

Artículos relacionados