Lagarto Autoclonable

Revisado por Atlas Animal. Licenciado en Biología

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

El Largato autoclonable es una especie de animal muy rara que se descubrió en Vietnam y que ha recibido este particular nombre por su capacidad para reproducirse mediante la partenogénesis.

Su nombre científico es Leiolepis ngovantrii y es un animal que forma parte del menú tradicional en Vietnam. Su hábitat se encuentra entre los matorrales las dunas costeras.

Lagarto Autoclonable

Lagarto Autoclonable. Edición de Atlas Animal. Original por BartBotje a través de Wikimedia Commons.

Datos del Lagarto Autoclonable

Clasificación:Vertebrado / Reptiles
Reproducción:Ovíparo
Alimentación:Carnívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Squamata
Familia:Agamidae
Género:Leiolepis
Longevidad:Desconocida
Tamaño:3,7 – 5 cm

Estado de conservación

Estado de conservación: Especie Vulnerable
Especie vulnerable. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución del Lagarto Autoclonable

Área Geográfica Lagarto Autoclonable
Área Geográfica Lagarto Autoclonable. Imagen por Addicted04. Wikimedia Commons.

Descubrimiento del Lagarto Autoclonable

El descubrimiento del largarto autoclonable se le asignó a unos investigadores que se sorprendieron al ver el animal en un restaurante del país del que es oriundo. Pronto notaron que cada uno de los ejemplares que observaban era idéntico al anterior, más allá que el género al que pertenece la coloración entre los dos sexos es distinta.

¿Qué es la partenogénesis?

Se trata de un método de reproducción que se erige con base en el desarrollo de células sexuales femeninas que no han sido fecundadas. En ese orden de ideas las especies que cuentan con esta capacidad no requieren de espermatozoides para la reproducción ya que sólo con el óvulo es suficiente para el desarrollo del embrión.

El Lagarto autoclonable: Una especie sólo con hembras

Como resultado este es un animal raro cuya especie está compuesta sólo por hembras ya que su reproducción se basa en que las células sexuales femeninas se desarrollen y nada más que eso.

A partir de lo anterior cada uno de los descendientes de las hembras son exactamente iguales y la variabilidad genética es nula, así que el proceso de selección natural desaparece en este caso. Al respecto la conclusión es que por tal motivo el riesgo de que se extingan es altísimo.

Por el momento no es posible determinar cómo apareció la partenogénesis, pero lo único seguro es que la investigación científica avanza en este rubro para quizá en el futuro considerar este método en humanos.


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados