Búfalo

Revisado por . Licenciado en Biología

El búfalo, llamado científicamente “Babalus bubalis”, es una bestia rumiante que tiene una altura aproximada de casi dos metros, siendo el macho más grande que la hembra.

Es oportuno señalar que este animal terrestre posee enormes cuernos que varían en forma y tamaño. Generalmente ambos sexos son muy corpulentos y su alimentación está basada en una dieta herbívora.

Búfalo

El búfalo se caracteriza por ser quizá el bovino más grande que pueda existir. Este animal puede llegar a pesar más de 1.400 kilos y logra conseguir una altura de hasta más de 1.80 metros. En caso del búfalo de agua, este puede llegar a tener una altura de hasta 2.7 metros.

Estos bovinos se caracterizan por vivir en lugares salvajes, aunque han logrado ser adaptados como animal de granja. De esta forma, son comúnmente empleados en estos sitios para realizar todo tipo de actividades de tracción. Además, logran producir alimentos sumamente beneficiosos para el hombre.

A diferencia del toro, el búfalo logra ser domesticado, por lo cual es bastante común verlo en granjas. Otra de sus ventajas es que cuentan con un tiempo de vida de hasta 30 años y son mucho más grandes que el toro.

Datos del Búfalo

Clasificación:Vertebrado / Mamíferos
Reproducción:Vivíparo
Alimentación:Herbívoro
Hábitat:Terrestre
Orden:Artiodactyla
Familia:Bovidae
Género:Bubalus
Longevidad: 18 – 20 años
Tamaño:2,6 – 2,8 m
Peso:300 – 1500 kg

Estado de conservación

Estado de Conservación en peligro de extinción
En peligro de Extinción. Imagen por Atlas Animal. Información de IUCN Red List

Distribución del Búfalo

distribucion-geografica-mundial
Área geográfica del Búfalo.

Características del búfalo

En nuestro planeta actualmente hacen vida tres tipos de búfalos: el “asiático”, “africano” y el “americano”, todos con rasgos morfológicos similares y pocas diferencias según la especie.

Estos mamíferos de la familia bovidae, se caracterizan por ser de caras largas y presentar un abundante pelaje que puede ser negro, marrón o gris oscuro.

Cabe destacar que los tonos de sus cuerpos tienden a cambiar cuando inicia una estación del año. El peso de los búfalos oscila entre los 800 y 1200 kilogramos, mientras que su longitud se acerca a los 240 y 300 centímetros de largo.

En cuanto a su estómago, está conformado por cuatro cavidades. Son herbívoros terrestres que pueden digerir materia vegetal de manera fácil, gracias a sus cualidades de rumiantes.

Asimismo, en la parte de la mandíbula superior no tienen dientes incisivos. Por otra parte, sus patas son cortas y tienen enormes pezuñas en cada pie.

Más datos sobre su morfología

Tanto los machos como las hembras poseen cuernos, solo que en estas últimas son más pequeños. La forma que tienen estas prolongaciones óseas depende del tipo de búfalo.

Por ejemplo, el asiático tiene cuernos arqueados hacia atrás, mientras que el africano posee una base más pronunciada en la parte superior de la cabeza.

El americano, a diferencia de los otros dos bovinos, tiene una cornamenta pequeña de forma curvada hacia arriba. Sin duda, esta característica los hace criaturas muy fascinantes.

Alimentación del búfalo

El búfalo es un espécimen herbívoro, pues se alimenta básicamente de hierbas, hojas y ramas, aunque cuando no tiene otra opción prueba los arbustos.

Asimismo, este animal terrestre incluye pasto en su dieta, así como plantas acuáticas. En este sentido, puede llegar a consumir unos 30 kilos de estos comestibles al día.

Además, como hemos mencionado durante el artículo esta especie es rumiante, esto significa que regurgita los alimentos y nuevamente se los traga, para luego ser enviados a otras de sus cavidades estomacales.

Alimentación de búfalos para crianza

Los búfalos de granja se alimentan, comúnmente con pasto. En diversas temporadas, se les suele dar maíz para fortalecerlos y brindarles una buena nutrición. Además, a pesar de ser poco común, también pueden comer plantas acuáticas.

Las granjas suelen alimentar a los búfalos con alimentos procesados para aumentarlos de peso en caso de que se deseen emplear con fines cárnicos. Así, se les otorga gran cantidad de proteínas, fibra y calorías para que su organismo sea el más óptimo posible.

El búfalo de granja que será criado con fines de ordeñanza, deberá contar con una dieta amplia en cebada y melaza. Además, deben contar con un área de agua cercana.

Hábitat del búfalo

El búfalo es un animal que vive en estado silvestre, pero también ha sido domésticado por ser un gran productor de leche, y al mismo tiempo, su carne es comercializada para el consumo humano.

En este sentido, se encuentra distribuido en varios continentes de nuestro planeta, como en Asia, África, Europa y América.

Mayormente se desplaza en biomas donde abunda la vegetación, como las sabanas arboladas, selvas, llanuras abiertas y montañas, sitios que son ideales para la alimentación de este herbívoro terrestre.

Además, pasa parte de su tiempo sumergido en pantanos, ríos y estanques donde hay barro, ayudándose de sus pezuñas para evitar hundirse.

Reproducción del búfalo

El búfalo alcanza la madurez sexual entre los cinco y ocho años, cuando se encuentra listo para procrear y dar a luz a crías vivas, en este sentido, es una criatura vivípara.

Entre tanto, el ciclo estral de la hembra dura unos 21 días. La fecha en que inicia la temporada de apareamiento, depende de la zona geográfica donde vive el ejemplar.

La madre tiene un largo período de gestación de 11 meses, tiempo en el que se forma por lo general un embrión, no obstante, se han registrado pocos casos donde suelen nacer hasta dos crías.

Los recién nacidos, llamados “terneros”, son de color marrón claro y tienen un peso aproximadamente de 35 y 40 kilogramos, y se mantienen bajo el cuidado de su madre hasta alcanzar la independencia.

Al ser las crías capaces de valerse por sí mismas, siguen a los adultos y se mantienen en grupos, puesto que son sociables y disfrutan de la compañía.

Depredadores del búfalo

Por naturaleza, el búfalo es un animal robusto, cualidad morfológica por la que muchos depredadores se alejen de él.

Las crías son quienes ocasionalmente resultan vulnerables ante un posible ataque por parte de leones, hienas y leopardos, los cuales también cazan a los adultos.

Sin embargo, como señalamos anteriormente esto no será tarea fácil para los depredadores, pues el comportamiento del búfalo es bastante agresivo.

Al estar en compañía de otros miembros, todos colaboran por proteger a la familia. Para ello usan sus enormes cuernos chocando contra sus enemigos.

Además, los búfalos se dedican a perseguir a los depredadores al ser amenazados. Asimismo, también han sido cazados por el ser humano para la fabricación de diversos artículos.

Otros depredadores del búfalo salvaje son el tigre y, en raras ocasiones, los cocodrilos. Estos últimos debido a que este bovino suele vivir, gran parte de su tiempo, en áreas donde hay agua.

El principal depredador del búfalo es el hombre, ya que este los suele cazar para todo tipo de fines. Además, los búfalos suelen ser criados en granjas con fines comerciales, ya sea para producir alimentos, vestimentas o cualquier otro tipo de producto comercial.


Última actualización:

Búfalo

Búfalo. Edición de Atlas Animal. Original por MHSKYPIXEL. Envato.

Artículos relacionados